Volver al Futuro: El regreso de la producción artesanal

20 de marzo, 2014 Por SAP Blogs 0

Por Andrea Rapallini, Marketing Content Manager, SAP Northern & Southern Latin America 

Cuando a finales de año repasamos lo que 2013 dejó en términos de tendencias e innovaciones del mundo de la tecnología y los negocios, la impresión 3D fue uno de los diez hitos clave mencionados.

Manufacturing foto

Internet ha cambiado la vida de todos en los últimos años, pero lo más importante es lo que significó en cuanto habilitador para que nuevas tecnologías se expandan y masifiquen, poniendo a disposición “cosas digitalizadas” en la red. Poner al alcance de todos bienes “digitalizables” ha sido una de las mayores revoluciones de los últimos tiempos. La impresión 3D viene a completar ese ciclo, ya que promete poner a disposición bienes físicos, usando prototipos digitales como modelo.

La impresión 3D es un grupo de tecnologías de fabricación por adición, donde un objeto tridimensional es creado mediante la superposición de capas sucesivas de material.  Un ejemplo que estremece es la impresión de órganos y tejidos humanos.  Por el momento, solo algunos pocos y de menor complejidad han sido utilizados para trasplantes, pero sí de manera más generalizada para testeos y experimentaciones en el área de investigación médica, evitando pruebas de riesgo en animales y seres humanos.

Podríamos enumerar muchísimas otras áreas en donde la impresión 3D ya está siendo utilizada incluyendo alimentos, construcción, automotriz y autopartes, bienes de consumo en general, mobiliarios y farmacéutica, entre otras. Se espera inclusive, que cada hogar tenga su impresora artesanal para poder fabricar objetos específicos como juguetes, piezas de repuesto, entre otros.

Andrei Vazhnov –miembro del Instituto Baikal y profesor de la Facultad de Ingeniería en la Universidad de Buenos Aires- en su libro Impresión 3D, Cómo va a cambiar el mundo, destaca  4 beneficios clave de esta nueva tecnología:

1 – El uso más económico y sustentable de recursos, dado que no hay desperdicio como en la producción tradicional

2 – La posibilidad de fabricar objetos complejos y personalizados sin aumentar el costo de los mismos

3 – Posibilidades de diseño jamás imaginadas en los parámetros de la producción industrial tradicional

4 – Cambio en  las reglas de juego de la economía de escala, ya que la impresión 3D evita la necesidad de montar una fábrica para producir y, además, Internet hace que el canal de distribución de esos bienes digitales sea totalmente gratuito. En este sentido democratiza la producción de objetos como nunca antes

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Salir y responder