Soccer team in a huddle

Cosas buenas pasan en la Nube

19 de mayo, 2015 Por Laura Cano 0

Escrito por Mauricio Martínez, Industry Marketing Manager en SAP México
@maumarti 
Nos hemos acostumbrado a algo tan simple como prender la computadora, abrir el explorador y meternos a una página con usuario y contraseña, y nuestra vida aparece en posts, fotos y videos. Pero en los años 60 cuando el concepto de una red global de máquinas interconectadas nació no era tan fácil como lo es ahora.

Incluso la posibilidad de compartir información no solo entre amigos, que sin duda lo hicimos miles de veces por correo electrónico, sino hasta con clientes y proveedores se vuelve una actividad más del día a día. La iniciativa que hace un par de meses impulsó Obama sobre Net Neutrality, que propone un internet como un servicio público, ya se ventilaba en los años 60.

Los beneficios del cómputo en la nube nos llevan a resolver dos problemas, resultados de la complejidad. Por un lado el ahorro de espacio, producto de la conversión de los productos análogos a los digitales. Los assets análogos ocupaban cuartos inmensos, ¡imagina el respaldo de información de las empresas! Bodegas enormes (y ya muy pocas existen hoy en día) para catalogar y guardar miles de decenas de cintas magnéticas, y que hoy muchas de esas bodegas pueden convertirse en parques o edificios residenciales gracias al uso de la Nube.

Y el segundo problema a resolver, la lentitud en la respuesta. Es increíble cuando revisamos artículos viejos y justo desde los años 60 y 70 el concepto de “Tiempo Real” ¡ya era afanosamente buscado! Tanta información vuelve compleja la operación, y hace 50 años el tiempo real que buscaba resolver la tecnología eran semanas en lugar de meses. Hoy nuestro tiempo real son minutos en lugar de días.

Adicional a estos dos macro beneficios, las soluciones en la nube le brindan a las empresas agilidad para asignar recursos dedicados a perfiles específicos de la organización, reducción del costo de infraestructura tecnológica, escalabilidad de una forma más sencilla que una solución instalada en los servidores de la empresa, el mantenimiento de los sistemas se vuelve ágil, remoto e incluso automático y predictivo. Y la seguridad, dando un control de acceso discriminado por nivel de usuario hasta su más mínimo detalle.

Empresas que proveen soluciones en la nube hay muchas, pero solo muy pocas (si acaso una, que ya conocen) pueden dar un portafolio completo de soluciones en la nube que además de los beneficios descritos, puedan estar interconectadas e interactuar entre sí. Imagina un sistema donde las aplicaciones del ERP se conecten nativamente con las de Recursos Humanos, con los sistemas de Compras, con los sistemas de Gestión de Viajes, con el seguimiento de los clientes, con el sistema de objetivos de ventas, con la visibilidad de lo que ocurre en el punto de venta. Parece un sueño, ¿verdad?

Realmente no lo es. Hoy Cosas Buenas Pasan En La Nube.

 

Etiquetas: , , ,

Salir y responder