Soccer team in a huddle

La transformación digital contribuirá a la recuperación de Brasil

9 de enero, 2016 Por Cristina Palmaka 0

Brasil padece la peor recesión en décadas. Pero hace unos días, cuando asistí a la ceremonia de entrega de los premios APEX, celebrada en la ciudad de São Paulo, mi ánimo se elevó a las nubes cuando conocí los méritos y esfuerzos realizados por las compañías que recibieron un merecido reconocimiento por su contribución al crecimiento del país.

Los economistas consideran que estamos en el momento justo para centrar nuestra atención en las exportaciones y APEX, la entidad brasileña cuya misión es auspiciar la competitividad de Brasil en el mundo, hace precisamente eso.

En el año que acaba de terminar, 13,000 compañías exportaron bienes brasileños a los mercados internacionales. La mayoría de estas empresas son pequeñas o medianas; de hecho, las firmas de menor envergadura constituyen cerca del 99% de todas las organizaciones empresariales que operan en Brasil y contribuyen con el 25% del PIB de la nación. A pesar de ello, este tipo de empresas afronta múltiples desafíos… ¡Especialmente cuando incursionan en los mercados externos! Además de las lógicas barreras asociadas a las diferencias en idioma y cultura, las pequeñas exportadoras suelen verse obligadas a superar múltiples obstáculos de carácter administrativo y legal.

Tal vez el principal reto que se antepone al futuro y a la supervivencia de estas compañías –a las de todo tamaño, en realidad– es una transformación digital adecuada para llevar a cabo sus negocios de manera exitosa en el actual entorno empresarial.

Modelos de excelencia

Según un estudio reciente de la unidad de inteligencia de la prestigiosa publicación The Economist (Economist Intelligence Unit), el 69% de los pymes brasileñas considera que el uso más eficiente de la tecnología constituye, hoy por hoy, una de sus más altas prioridades. Personalmente, considero que esta estadística pone de relieve la importancia que tiene el adecuado soporte que se debe brindar a las pymes a través de las mejores tecnologías disponibles.

A manera de ejemplo, PADO, un fabricante brasileño de cerraduras, opera todos sus sistemas empresariales en una única estación central, sin necesidad de alterar el desempeño rutinario de sus tareas de producción. Como los sistemas están anidados en la nube, todos sus empleados pueden acceder a los datos corporativos desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y lugar. ¡Estas capacidades, por sí solas, le permitieron reducir los tiempos asociados a sus procesos de toma de decisiones a la mitad! La disponibilidad de un sólido conjunto de nuevas herramientas también habilita a PADO a acceder a panorámicas de datos visualizables en diferentes formatos. Los operadores de maquinaria pueden, por ejemplo, realizar cambios en los diseños de las cerraduras en 3D, sin necesidad de moverse de sus estaciones de trabajo. Este tipo de tecnologías le proporciona niveles muy superiores de eficiencia y competitividad, mientras la compañía enfoca su mira en mercados fuera de los linderos locales.

Las empresas manufactureras en general padecen grandes dificultades a causa de la recesión. Aunque un considerable número de ellas confiesa sentir temor al cambio, las más atrevidas aprovechan la oportunidad de invertir ahora, en tiempos de marea baja, para estar debidamente preparadas cuando llegue la ola ascendente.

Es el caso de Randon, un fabricante brasileño de vehículos comerciales que, a pesar de encarar un mercado en el que las exportaciones decrecieron 19% el año pasado, está invirtiendo en tecnologías de computación en la nube con el propósito de incrementar su eficiencia y evitar el despido de un gran número de trabajadores y operarios. Randon es el mayor empleador de su región, ha asumido el compromiso de proteger a su gente y utiliza proactivamente las tecnologías más recientes para eliminar costos de mantenimiento, mejorar su gobierno corporativo y reducir sus nvieles de inventarios, para administrar su capital humano más efectivamente.

Optimismo de cara a 2016

No soy la única que considera que la tecnología habrá de desempeñar un papel protagónico en el crecimiento de la economía nacional. Hace apenas unas semanas, asistí al evento IT Forum Expo y tuve oportunidad de intercambiar opiniones y conceptos con colegas de Microsoft, IBM, TOTVS y otras destacadas TICs. En medio de un optimismo consensuado, todos coincidimos en que el principal reto que deberán afrontar las compañías brasileñas será la transformación digital, que se posiciona como la prioridad número uno de las empresas en 2016, pues el universo de los negocios se mueve hoy al vaivén de tendencias tales como híper-conectividad, computación en la nube y tecnologías inteligentes.

Además, no olvidemos que, incluso en épocas de recesión, una población de más de 200 millones de personas aún cuenta con un enorme poder adquisitivo. Brasil es uno de los mercados de consumo más grandes del planeta: aproximadamente 40 millones de nuevos consumidores engrosaron su clase media en la última década. Esta población con mayor poder de compra sigue hoy adquiriendo ávidamente teléfonos móviles, televisores y productos de salud, a través de una amplia diversidad de canales de compra, sin limitarse a las tiendas físicas.

Como lo afirmé en la ceremonia de premiación de APEX, donde SAP obtuvo un amplio reconocimiento por su inversiones productivas en tierras brasileñas, la transformación digital no obedece a una visión futurista, sino a un hecho consumado. Por lo tanto, me entusiasma sobremanera saber que podré ayudar a distintas empresas brasileñas a transformarse y contar con la capacidad para expandirse más allá de las fronteras nacionales y crecer comercialmente a escala local.

Cristina Palmaka es presidente de SAP Brasil

Etiquetas: ,

Salir y responder