La industria mayorista ante su “destrucción creativa”

El mayoreo es uno de los sectores que más han enfrentado los retos de la globalización y la digitalización de la economía, y se espera que muy pocos logren sobrevivir solo como intermediarios.

Por: Enrique Phun y Jerónimo Piña.

IDC considera que los distribuidores mayoristas están en una encrucijada entre la necesidad de evolucionar y el riesgo de ser marginados, donde ya no es suficiente servir estrictamente como una transferencia de bajo margen entre el fabricante y el minorista.

Las grandes cadenas ya iniciaron el camino de la llamada “destrucción creativa” de su modelo de negocio, hacia nuevas oportunidades que les permitan generar ganancias. Para ello, estas empresas se están reestructurando, creando nuevos servicios e integrando Tecnologías de la Información (TI) para hacer más eficientes sus procesos.

Como ejemplo de los nuevos servicios que están incorporando, está la creación de tiendas directas para el consumidor final y el lanzamiento de sus propias marcas, entre otras alternativas.

Hoy, en América Latina, se estima que en promedio cuatro de cada diez hogares ya realizan algunas de sus compras en las tiendas de mayoreo, por lo que las empresas medianas no pueden quedarse atrás. También necesitan desarrollar nuevos servicios y ofertas.

Al igual que las grandes firmas, las empresas medianas están apoyándose en las TI para mejorar sus ingresos, productividad, costos y procesos comerciales, aunque de acuerdo con los estudios que tenemos en IDC, solo 25% de las empresas del sector de distribución en América Latina se encuentran en etapas avanzadas de su transformación digital.

El otro 75% se ubica en etapas tempranas; es decir, cuentan con iniciativas, pero están desconectadas entre sí; no están alineadas a la estrategia general del negocio, o son de corto plazo y, por lo tanto, tienen un impacto limitado.

 

 

El uso de los  ERP inteligentes o i-ERP, permite a los empresarios agilizar la automatización de sus procesos; no solo en la parte de la administración, sino también en áreas sensibles como la gestión del inventario y del almacenamiento, los centros de distribución y la logística. Es decir, a lo largo de toda su cadena de suministro.

Los inventarios representan precisamente uno de los principales retos de los mayoristas –y uno de sus principales activos- por su alto índice de rotación. En ese sentido, el i-ERP, además de automatizar sus procesos, les permite proyectar demandas anticipadas. De esta forma, al aplicar las funcionalidades de inteligencia de negocios, los ayuda a protegerse de las crisis por escasez de producto y variaciones de precios.

Adicionalmente, les ayuda a impulsar iniciativas tipo “inventario cero” para algunos productos, al llevar en tiempo real todo el proceso y la comunicación con su cadena de suministro, reduciendo costos por recursos ociosos y mejorando sus tiempos de entrega.

Al poder implementarse desde la nube, el i-ERP ayuda a las organizaciones a consolidar la información de sus diferentes sucursales y procesos de negocios. De esta forma, logran reducir errores en la captura de datos, pueden hacer más fácil la toma de decisiones sobre información en tiempo real, e impulsan su estrategia de transformación.

Las funcionalidades de análisis de información les permite mejorar la precisión de sus pronósticos para satisfacer más eficientemente la demanda del mercado y reducir costos de operación. Incrementar la transparencia a lo largo de la cadena de suministro, mejorar la experiencia y colaboración en todo el ecosistema, desde el fabricante y hasta el cliente final.

El i-ERP, también facilita la integración de soluciones disruptivas, como el Internet de las Cosas (IoT) con el uso de sensores en el manejo de productos y pallets dentro de los almacenes, integrando los datos y generando reportes en tiempo real sobre el control de inventarios, áreas de comercialización y relación con proveedores.

Adicionalmente, incrementa los niveles de seguridad de las flotillas, al poder agregar soluciones de geolocalización, control de puertas a distancia para el transporte y sus contenedores, alertas de robo por sensores de IoT y, hasta sistemas de manejo seguro para los choferes, entre otras soluciones.

De acuerdo con las proyecciones de IDC, 68% de los distribuidores mayoristas en Latinoamérica realizarán alguna modernización de la empresa alrededor del i-ERP, ya sea para mejorar sus sistemas de administración, finanzas, recursos humanos, y cadena de suministro, relación con los clientes (CRM), la administración de proyectos, la analítica o la movilidad.

IDC estima que la compra de software ERP por parte de las empresas medianas del sector distribución en América Latina crecerá a una tasa anual del 7.1% entre 2018 y 2021, mientras que el ERP en la nube lo hará a una tasa de 27.9% para el mismo periodo.

En esta evolución, los distribuidores mayoristas deben adoptar las TI y modernizar sus procesos comerciales para desempeñar un papel más importante para sus clientes, que buscan cada vez más socios para las áreas, tanto críticas como no críticas, del negocio.

Para que los mayoristas mejoren sus márgenes y oportunidades de ingresos, necesitan “destruir” su modelo de negocio anterior, creando nuevos servicios y ofertas; evaluar sus niveles de madurez contra las mejores prácticas, y calibrar sus esfuerzos frente a las principales tendencias del mercado, a fin de impulsar la transformación continua del negocio y ser más competitivos en el mercado local, regional y global.

¿Su compañía ya inició el camino de disrupción de su negocio?

Descubra : Facebook / Twitter / LinkedIn / Instagram / Whatsapp


© 2018 SAP SE. All rights reserved. SAP and other SAP products and services mentioned herein as well as their respective logos are trademarks or registered trademarks of SAP SE in Germany and other countries. Please see http://www.sap.com/corporate-en/legal/copyright/index.epx#trademark for additional trademark information and notices.