Convergencia generacional

La digitalización de la economía junto con la incorporación de innovaciones digitales en el ámbito de los Recursos Humanos abre un horizonte muy amplio de oportunidades para el desarrollo de nuevas profesiones y la creación de dinámicas de trabajo flexibles y colaborativas, mucho más proclives a la creatividad.

Por: Theo Pappas

Hoy podemos hablar de dos grandes logros que la transformación digital propició en el campo de la profesión y el empleo. Por un lado, la recuperación de la calidad de vida asociada con la dinámica laboral; por el otro, la tremenda oportunidad que surge a partir de la convergencia generacional. Si bien en la actualidad podemos hablar de cultura

digital, es necesario reconocer que para que a un término se le vincule con la palabra cultura, éste debió haber pasado por muchas pruebas durante bastante tiempo y en diferentes circunstancias. Eso es, precisamente, lo que ha ocurrido con el fenómeno digital y la forma en la que hoy es percibido. En este entendido, resulta probable que buena parte de la sociedad piense que la tecnología y los gadgets son exclusivos del lenguaje millennial.

 

Lo cierto es que los avances de la tecnología digital actuales no son sino la consecuencia de una progresiva evolución que comenzó a partir de la década de los años 50.

 

Desde el punto de vista del capital humano y bajo este nuevo panorama, las áreas de Recursos Humanos en las empresas han tenido que adaptarse a las nuevas condiciones que surgen como producto de estas tendencias. En nuestro tiempo, la convivencia de al menos cinco generaciones se hace visible en el ámbito laboral; experiencia y juventud convergen para crear una dinámica de trabajo que exige paciencia, colaboración y una apertura definitiva al aprendizaje. El liderazgo de quienes encabezan las áreas de RH es vital, independientemente de la generación a la cual pertenezcan.

 

La gran convergencia de

generaciones es, en realidad, un campo

sumamente favorable

para la promoción y el debate de ideas, la existencia

de una variedad de posiciones y opiniones que, asumidas inteligentemente,

pueden enriquecer el capital cultural de cualquier organización o empresa.

 

Sin temor a la inmediatez ni con prejuicios acerca de lo efímero, las generaciones X y Y podrán aportar el valor de los aún vigentes racionales, de las tendencias analíticas y el lenguaje de las estadísticas.

El aporte que la tecnología digital ha hecho en el campo de los procesos de reclutamiento es tan revolucionario como el que ha realizado en el sector retail, simple y sencillamente porque facilita la elaboración especializada de perfiles. Dicho aporte ya caló tan profundamente en la sociedad, que ha modificado los programas de estudios superiores de las universidades de todo el mundo. De esta manera, las empresas continuarán aportando información de valor para el diseño de nuevas profesiones y especialidades.

Pero la Era Digital trae consigo innovaciones altamente complejas como el Aprendizaje Automático y la Inteligencia Artificial; dos tecnologías que, de acuerdo con algunos analistas, desplazarían la intervención del hombre en la realización del trabajo. La idea es debatible, ya que si bien existe una sustitución de la mano de obra humana por parte de algunas máquinas, éstas aún no han aprendido a tomar decisiones a partir de nuevas rutas de raciocinio o de decisiones intuitivas. Sin embargo, tecnologías de este tipo nos exhortan a mejorar la preparación profesional que deberá ser continua y cada vez más innovadora.

 

Un nuevo rasgo define a la cultura laboral del silgo XXI; se trata de la flexibilidad de horarios y las opciones de trabajo en casa. Tales condiciones han favorecido a muchas mujeres creando una tendencia importante en materia de equidad y género. La diversidad y la inclusión, así como la equidad de género en el lugar de trabajo, ya no son una mera opción, sino que resultan elementos imprescindibles en los ámbitos de los negocios y la economía. De acuerdo con un reporte del Instituto Global McKinsey, el PIB global podría aumentar en US$12 billones si se logran avances en relación con los programas de equidad. La investigación de McKinsey también revela que las compañías posicionadas en el cuartil superior en lo que se refiere a la diversidad de género tienen un 15% más de probabilidad para obtener un rendimiento financiero por arriba de sus pares en el segmento industrial de su país.

 

 

 

 

 

Para conocer más sobre El Futuro del Trabajo, visite nuestras redes sociales: Facebook / Twitter / LinkedIn / Instagram / WhatsApp / YouTube


© 2019 SAP SE. All rights reserved. SAP and other SAP products and services mentioned herein as well as their respective logos are trademarks or registered trademarks of SAP SE in Germany and other countries. Please see http://www.sap.com/corporate-en/legal/copyright/index.epx#trademark for additional trademark information and notices.