retos de la cadena de suministro

Resiliencia de la Cadena de Suministro en tiempos de crisis: una mirada latinoamericana

He vivido toda mi vida en América Latina y, a lo largo de mi carrera profesional, he pasado mucho tiempo enfocado en temas relacionados con cómo gestionar cadenas de suministro. Esta experiencia me ha hecho ver que, ante la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, el factor clave que permitió a numerosas organizaciones seguir adelante ha sido la resiliencia de sus cadenas de suministro.

Por: Juan Cartier, Vicepresidente y Jefe de Cadena de Suministro Digital y Soluciones de Manufactura en SAP América Latina y el Caribe

Artículo original en Forbes.

En nuestra región, la experiencia ha sido diferente a la de otras partes del mundo. Por un lado, América Latina tuvo el beneficio de ver venir el virus. Lo vimos extenderse por Europa y los Estados Unidos antes de llegar aquí. Eso nos dio algo de tiempo para comprender, anticipar y prepararnos.

Por otro lado, América Latina está compuesta por muchos países diferentes, todos con distintas respuestas a la crisis. La mayoría ha cerrado sus fronteras significativamente, si no del todo, interrumpiendo los flujos habituales de las cadenas de suministro. Ante este contexto, las empresas han tenido que ser creativas. El espacio para desplegar esta creatividad ha sido la cadena de suministro resiliente.

¿Qué significa resiliencia?

Defino la resiliencia de la cadena de suministro como la capacidad de cada uno de sus participantes de responder con agilidad a los cambios. Para los minoristas en América Latina, como ocurre en el resto del mundo, todo comienza a partir del consumidor.

La pandemia ha provocado que las preferencias de los consumidores cambiaran de manera drástica. Hoy, el foco está en productos básicos: alimentos, desinfectantes y, por supuesto, vino. La demanda de artículos de lujo ha caído de forma estrepitosa. Los hábitos de compra también cambiaron, con el comercio electrónico volviéndose mucho más generalizado.

Ante este cambio en la demanda, los minoristas han tenido que redistribuir su oferta. Para algunos, esto significó encontrar nuevas fuentes para abastecer sus góndolas. Para otros, significó mucho mayor énfasis en las ventas virtuales. A su vez, a medida que los minoristas comienzan a reabrir sus tiendas físicas, deben introducir nuevos protocolos que cumplan con las medidas sanitarias y de distanciamiento social.

En cuanto a los fabricantes, se han visto afectados por el cierre de las fronteras, que los ha forzado a buscar fuentes alternativas de suministro a nivel local; en muchos casos, han tenido que rediseñar productos de acuerdo con la disponibilidad de materia prima. A la vez, también deben responder a los nuevos patrones de demanda. Todo esto ha requerido que los fabricantes ejecuten constantemente nuevos escenarios de planificación y simulaciones para predecir mejor los resultados finales para clientes y consumidores.

Las capacidades de la resiliencia

Entre las empresas que están transitando este desafío de manera exitosa, he distinguido las siguientes capacidades clave:

  • Planificación integrada

La capacidad de ejecutar simulaciones rápidas basadas ayuda a las organizaciones a desarrollar escenarios de planificación y tomar decisiones acertadas. Cuando hablamos de “Integrated Business Planning” (IBP), la palabra “integrated” es clave. La integración con el sistema de planificación de los recursos empresariales (ERP por sus siglas en inglés), por ejemplo, habilita una colaboración más efectiva entre las diferentes unidades de negocio y los socios de la cadena de suministro, y les brinda a todas las partes una versión única de la verdad.

  • Logística flexible

La flexibilidad de la logística y el transporte también ha sido un factor crítico. A medida que los picos de demanda se centran en ciertas áreas, como los centros urbanos, es clave reorganizar el transporte rápidamente para satisfacer esa demanda. Esto está ayudando a las empresas en América Latina a ofrecer experiencias positivas a los clientes, a pesar de las disrupciones.

  • Comercio electrónico

A medida que más y más empresas en América Latina se ven forzadas a utilizar canales de comercio electrónico, tanto la planificación integrada como la logística flexible desempeñan un papel crucial. El comercio electrónico requiere de planificación y de colaboración a través de toda la cadena de suministro. Los clientes exigen visibilidad a cada paso. Y cuando el volumen aumenta en el comercio electrónico, la logística representa un desafío mayor. En lugar de entregar a granel a grandes puntos de venta, ahora los fabricantes deben realizar entregas individuales: llevar los productos hasta la puerta de la persona que realiza el pedido.

  • Agilidad en acción

He visto a varias compañías de América Latina reinventarse con resultados positivos como respuesta a la pandemia. Una empresa fabricante de papel higiénico, quizás el símbolo del producto que empezó a escasear, se encontraba en las etapas de planificación para sumar la modalidad de comercio electrónico. Sin embargo, cuando llegó la crisis, esta empresa aceleró la puesta en marcha del proyecto y hoy está en pleno funcionamiento con una solución de comercio electrónico. Este tipo de respuesta es parte de la razón por la cual, en gran parte, los latinoamericanos no han padecido la escasez de papel higiénico que ha sido tan emblemática de la crisis en otras partes del mundo.

Otro ejemplo es una empresa que produce productos para el cuidado personal, como cremas y lociones. Por lo general, esta compañía lanza nuevos productos cada tres semanas, dependiendo de una sofisticada cadena de suministro regional y global para obtener las materias primas que le permitan innovar regularmente. Ante la nueva realidad de la cadena de suministro, esta compañía revisó rápidamente sus modelos de planificación, encontró nuevas fuentes de materiales localmente y rediseñó sus nuevos productos para acomodarse a lo que estaba disponible.

Existen muchas historias como estas en América Latina. Es más que evidente que la agilidad está en el corazón de la resiliencia de la cadena de suministro. En otras palabras, las empresas necesitan cadenas de suministro que se doblen, pero que no se rompan. Esta es la clave para las empresas que buscan sobrevivir y prosperar en la nueva normalidad.


Facebook / Twitter / LinkedIn / Instagram / WhatsApp


© 2020 SAP SE. All rights reserved. SAP and other SAP products and services mentioned herein as well as their respective logos are trademarks or registered trademarks of SAP SE in Germany and other countries. Please see http://www.sap.com/corporate-en/legal/copyright/index.epx#trademark for additional trademark information and notices.