Eficacia, rendimiento y velocidad: los tres pilares en la evolución de su negocio

Curvas con velocidades superiores a los 240 km/h, célula de supervivencia, turbocompresor, 24 válvulas, caudal de combustible de 100Kg/hora, recuperación de energía híbrida integrada por unidades motor-generador eléctrico, 125.000 rpm en turbina de escape, 1 piloto, 250 personas hacen parte del equipo, y cientos de corazones, son algunos de los recursos que hacen mover a un auto de fórmula 1. ¿Qué es lo mejor? Algo muy similar ocurre en su organización en este preciso instante.

 

Son algunos conceptos técnicos que referencian la complejidad del campeonato mundial de Fórmula 1, que comenzó su recorrido por el mundo el 20 de marzo 2022 en Bahréin (Golfo Pérsico), está dada por múltiples conceptos técnicos que pueden dar pie para escribir cientos de artículos. Aquí hablamos de curvas con velocidades superiores a los 240 km/h, células de supervivencia, turbocompresores, 24 válvulas, caudal de combustible de 100Kg/hora, recuperación de energía híbrida integrada por unidades motor-generador eléctrico, 125.000 rpm en turbina de escape, 1 piloto, y 250 personas que hacen parte de cada equipo.

 

Esto no se aleja mucho de la realidad del mercado en la cual se mueve su organización. Por lo tanto, hoy nos centraremos en entender tres pilares fundamentales para la evolución de su negocio: Eficacia, Rendimiento y Velocidad.

 

Desde un punto de vista pragmático, el concepto simple de la oferta y demanda de productos y servicios ha estado ligado siempre al convencimiento de los clientes, determinando con anticipación un público objetivo y marcando una hoja de ruta para desarrollar y ejecutar estrategias de mercadeo y comercialización, de cara a aumentar el revenue, otorgando satisfacción a sus compradores por el beneficio recibido.

 

Quiero plantearle la siguiente pregunta: ¿Es claro el conjunto de métricas utilizadas en su organización para controlar la eficacia, rendimiento y velocidad con la que participa en el mercado escogido? Lo ayudaré, entonces, a entender la pregunta y a obtener una respuesta que genere un estado más claro sobre la posición que juega su marca dentro del ecosistema de comercio. Comencemos por determinar el alcance de los 3 conceptos planteados.

 

Eficacia. Está determinada por el óptimo aprovechamiento de los recursos, la mejora continua en tiempos para la entrega de su promesa de valor, cero desperdicios en materias primas (el tiempo cuenta como una de ellas), y la optimización en los procesos de fabricación de productos y servicios.

Rendimiento. Parte de la optimización ya mencionada, ligada específicamente a obtener el mayor beneficio tanto para la organización como para sus clientes (el TCO –costo total de propiedad– puede aterrizar aquí), reevaluación y crítica constructiva hacia los males que aquejan al negocio, y la constante búsqueda de la disminución en tiempos tanto de atención a sus clientes, entregas, cubrimiento de garantías, (PQRS), y aspectos que impidan el crecimiento de sus marcas.

Velocidad. Tiempo de respuesta y reacción ante cambios en el mercado, reevaluación de campañas de marketing fallidas, retiro de productos/servicios que afecten la reputación de la marca, time-to-market, disminución de tiempos muertos entre ‘olas’ de productos.

Control y medición a distancia: lo que debe saber

 

Hablemos de telemetría, cuadros de control y manejo integral de información:

 

“La telemetría es una tecnología que permite la medición remota de magnitudes físicas y el posterior envío de la información hacia el operador del sistema. El término procede del griego τῆlε tele, ‘distancia’ y μετρον metron, ‘medida’”

 

Ser más veloz que otros pilotos, ganar carreras y campeonatos requiere del uso de la tecnología. La telemetría conjugada con tableros de control para el equipo de Fórmula 1 es vital para entender puntos de falla en la conducción, disminución en el desempeño del vehículo vuelta tras vuelta, desgaste de piezas mecánicas, relación de consumo de combustible y eficiencia energética del motor, entre otros aspectos críticos.

 

Esto, ejemplificado en la visión de los ingenieros y estrategas de carrera, se traduce en datos puros que se convierten en información vital para tomar decisiones en tiempo real, aprovechando el consenso de expertos optimizando los recursos técnicos puestos a disposición del piloto.

 

De la misma manera, desplegar sensores de desempeño comercial, operativo y de procesos es muy importante en su organización, destinando esfuerzos y recursos en el descubrimiento temprano de potenciales problemas, corrección de patrones de errores en la entrega de los productos/servicios, mejora en protocolos de alistamiento de materiales, mercancías y elementos propios de la cadena de suministro, entre otros aspectos.

 

¿Qué sucedería si el auto de Fórmula 1 no tuviera sensores destinados a mejorar la eficacia, rendimiento y velocidad, y sencillamente rodara solo en la pista, dejando a los miembros del equipo absolutamente apartados frente a lo que está pasando en determinado momento?  Si el rendimiento de repente comenzara a decaer y no se tuvieran elementos para medir, controlar y entender lo que está pasando, ¿cómo tomar acciones para corregir estos comportamientos? Es simple: nos devolveríamos a la década de los años 70, cuando simplemente no existía la medición a distancia y los autos giraban sin entregar datos a sus ingenieros de carrera.

 

Nadie en la era actual quisiera que su negocio se comportara como estos autos de los setentas sin la posibilidad de entender sus variantes de comportamiento, sin tener oportunidad de corregir problemas en caliente o poder redefinir estrategias en el momento adecuado para no perder una posición con un competidor.

 

Dicho esto, y entendido el concepto, nos remitimos a los famosos cuadros de mando integral/tableros de comando/balanced scorecard, aplicados como metodologías de trabajo gerencial, útiles para la planeación, control y administración en las organizaciones. Dichos tableros, orientados a cumplir la estrategia de la organización mediante tácticas medibles que utilizan criterios de gestión, pretenden entre otros:

 

  1. Alinear las metas del board con las diferentes áreas.
  2. Redirigir la estrategia organizacional según los avances tecnológicos.
  3. Desarrollar esfuerzos en la satisfacción de clientes, proveedores, colaboradores, accionistas y la sociedad.
  4. Entregar de manera fácil, ordenada lógica y comparable información sobre el desempeño corporativo.
  5. Ejemplificar las cifras de rentabilidad y crecimiento financiero.

Concluyendo, si hablamos de eficacia, rendimiento y velocidad, hablamos de estrategias. Si hablamos de estrategias, hablamos de control. Y si hablamos de control, manifestémoslos en nuestras organizaciones como un equipo de Fórmula 1, en el cual el control constante, la velocidad, la optimización, el desarrollo y la mejora continua deben ser parte de nuestra hoja de ruta.

 

 


 

Conozca más sobre Alfonso Uscategui

Alfonso es un Ingeniero en TI y Msc de Arquitectura de TI (Universidad de los Andes Colombia) altamente experimentado en Infraestructura de TI, nube, Seguridad, TOGAF, COBIT, implementación de proyectos SAP y operaciones, gestión de proyectos (Agile y PMI), Transformación Digital, continuidad del negocio, ITIL y viaje a la nube. Alfonso tiene experiencia en la gobernanza y la gestión de las operaciones de los servicios de TI, ha trabajado para grandes empresas globales apoyando a los equipos regionales, de toda la empresa e interculturales, para las operaciones de los centros de servicios compartidos.

Alfonso no sólo tiene experiencia en servicios de TI, sino que también es experto en gestión empresarial y liderazgo.

Regrese al portal de la Empresa Inteligente