Aspectos clave de resiliencia mundial en la era Post-COVID

Luego de más de 744 días desde la detección del primer caso de infección por COVID 19 en China, la batalla por superar el impacto epidemiológico y económico a nivel mundial continua. Es la crisis reciente más fuerte percibida por el mundo, luego de la recesión de 2009 debido al colapso inmobiliario en Estados Unidos, que ha dejado miles de muertes y pérdidas millonarias en todo el planeta. Múltiples dudas sobre la recuperación de ingresos y normalización de mercados aguardan respuestas, sin embargo, el futuro es prometedor y es clave que usted se conecte con las iniciativas que buscan rescatar las inversiones y potencializar las industrias.

 

De acuerdo con cifras entregadas por el Banco mundial en Julio de 2021, el PIB en América Latina tuvo una caída de 8.1% en 2020, superando lo vivido en Europa y Asia (promedio 6,3%), la cantidad de pobres aumentará a más 29 millones de personas al terminar el año, y más de 3,5 millones de negocios ya han cerrado sus puertas desde que las medidas restrictivas entraron en vigor en un intento desesperado de los gobiernos por frenar el contagio masivo en la población.

El problema más grande evidenciado en economías emergentes como la de América Latina, es que ante la más mínima desestabilización o detención forzada en las operaciones del sector productivo, se nota el impacto inmediato en la economía, debido a programas insuficientes de apoyo gubernamental, que soporten al pequeño y mediano empresario sobrellevando problemas de flujo de caja, entre 8 a 65 billones de pesos (4,5% a 6,1% del PIB) por mes para el caso de Colombia.

El camino hacia la recuperación económica es difícil, pues la brecha generada por la caída masiva de las bolsas de valores en el mundo, el desempleo creciendo a doble dígito, y la preocupación por las múltiples olas de contagio, hacen que las estrategias globales necesiten impulso y gestión coordinada entre naciones, entregando resultados orientados a la estabilización y recuperación de la economía.

Existen varios elementos que son parte del portafolio de estrategias para recuperar y estabilizar la economía a nivel mundial, y entre otros, los mencionados por naciones unidas, el banco interamericano de desarrollo, la UNCTAD, en el marco de la iniciativa eTrade for all  que busca impulsar la adopción del comercio electrónico en países emergentes y su consolidación en economías robustas, donde la tecnología de información y telecomunicaciones promete aportar canales de venta, acercar la oferta y demanda bajo escenarios de trading controlado por normativas de sana competencia, y aprovechamiento del crecimiento y cobertura de acceso a Internet a nivel mundial.

Esta iniciativa está comprometida con hacer inclusivo el e-commerce, y convertirse en un centro de conocimiento para países que deseen sumarse a este “journey” conectando partners globales, donantes, y comunidades beneficiarias bajo un solo escenario.

Esto aterrizado en cifras expone que durante 2020, al menos 13 países se beneficiaron con actividades de generación de capacidades técnicas para el e-commerce, firma de leyes para la protección y privacidad de datos en países pobres como Togo, Cambodia, Uganda y Madagascar, redacción de guías técnicas oficiales para asegurar transacciones electrónicas, al igual que la finalización de evaluaciones sobre el estado de adopción de tecnologías de información y telecomunicaciones para el e-commerce en más de 40 países para el segundo semestre de 2021.

Según el indicador de desarrollo “Computación, comunicaciones y otros servicios” del Banco mundial, el porcentaje de exportación de servicios comerciales usando tecnología de información y telecomunicaciones, pasó de 47,6% en 2019 a 55,31% en 2020 a nivel mundial, cifra que demuestra un sólido crecimiento a doble dígito. Este es un salto abismal y una cifra record, pues desde 2010 el comportamiento de este indicador creció de 42,7% hasta 46,9% en 2018, confirmando el buen momento que atraviesa el comercio por Internet.

Son cifras contundentes que demuestran gran potencial de crecimiento y una gran oportunidad de desarrollo para naciones pobres en América Latina, expandiendo fronteras y entregando soluciones que impulsen la consecución de diferentes objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

En conclusión y como se mencionó al principio de este artículo, el futuro aunque es muy retador, viene cargado de opciones para impulsar la recuperación económica, generar empleo, reactivar el comercio e incrementar el PIB en las economías más golpeadas, siempre y cuando sus gobiernos y sectores productivos se comprometan con el desarrollo y adopción de tecnología habilitadora de bases para sus exportaciones, consecución de materias primas y transformación en productos y servicios de categoría mundial.

El mundo ha sido golpeado por el COVID-19, pero el ímpetu de recuperación de la humanidad es más grande que todo lo vivido desde la aparición del primer infectado hasta hoy.

 

__________________________________________________________

 

Conozca más sobre Alfonso Uscategui (alfonso.uscategui@sap.com)

Alfonso es un Ingeniero en TI y Msc de Arquitectura de TI (Universidad de los Andes Colombia) altamente experimentado en Infraestructura de TI, nube, Seguridad, TOGAF, COBIT, implementación de proyectos SAP y operaciones, gestión de proyectos (Agile y PMI), Transformación Digital, continuidad del negocio, ITIL y viaje a la nube. Alfonso tiene experiencia en la gobernanza y la gestión de las operaciones de los servicios de TI, ha trabajado para grandes empresas globales apoyando a los equipos regionales, de toda la empresa e interculturales, para las operaciones de los centros de servicios compartidos.

Alfonso no sólo tiene experiencia en servicios de TI, sino que también es experto en gestión empresarial y liderazgo.