Cuatro cualidades esenciales de liderazgo para los tiempos modernos

Por Guido Schlief, vicepresidente sénior y director de Servicios para Europa Central y del Este en SAP.

Steve Jobs, Satya Nadella, Bill Gates. ¿Qué tienen en común estas tres personas? Por supuesto, todos han dejado su huella en el mundo de la tecnología, pero también son líderes excepcionales. Los tres poseen una visión clara, demuestran el coraje necesario para hacer realidad esa visión y muestran integridad, honestidad y humildad incluso en los momentos más difíciles.

Como alguien que opera en una posición de liderazgo, a menudo busco inspiración en estas tres personas. Liderar equipos puede ser complejo en nuestra era digital, donde el trabajo remoto es común y rara vez tienes la oportunidad de sentarte cara a cara con colegas o clientes.

No hay duda de que en esta nueva era de trabajo, los líderes deben adaptar sus estrategias si quieren seguir involucrando a sus equipos e inspirando un alto rendimiento. Tomando algunas de las lecciones que aprendí de otros líderes, quería resumir cuatro cualidades vitales que los líderes necesitan para tener éxito en los tiempos modernos.

Autenticidad

Todos los líderes que he mencionado tienen una cosa en común: su credibilidad. Creo que es esencial partir de un lugar de autenticidad. La forma en que gestionas a las personas debe encajar cómodamente con quién eres. Especialmente para los líderes menos experimentados, que aún pueden estar ganando confianza, no intenten ser alguien que no son. Esto no solo será difícil de mantener, sino que también podría ser transparente para los demás.

La autenticidad es vital por otra razón. Al igual que su equipo, tendrá días difíciles, puede sentirse expuesto y deseará haber abordado ciertas cosas de manera diferente. Estas cosas son las que nos hacen humanos. Puede parecer contradictorio, pero reconocer nuestras debilidades requiere fuerza y, a menudo, gana más respeto.

Y es en tiempos de adversidad y a través de experiencias compartidas cuando podemos conectar más profundamente con nuestros equipos. El humor también es un excelente mecanismo para hacer frente a las cosas y una forma de forjar vínculos.

Accesibilidad

Los líderes influyentes son como imanes y atraen a la gente hacia ellos. Algunas personalidades duras y poderosas pueden ser reverenciadas pero, por el contrario, también pueden ser temidas. Este miedo puede convertirse en una barrera que podría impedir que la gente con la que trabaja sea abierta sobre sus errores o busque su consejo. Si desea construir una reputación de apertura, salude a todos, tómese un tiempo para conversar, incluso virtualmente, y preste toda su atención. Y esto se aplica a las personas con las que no trabajas directamente, incluido el personal de catering y limpieza. ¿Por qué? Porque demuestra que todo el mundo te importa.

Innovación

La innovación comienza con tener una visión, poseer una mentalidad adaptativa y estar orientado a un propósito. También exige un comportamiento de liderazgo colaborativo para permitir la exploración de ideas. Los buenos líderes crean y empoderan equipos interdisciplinarios y fomentan una cultura de aprendizaje ágil.

Además, crear una cultura en la que todos sientan que sus contribuciones e ideas son valoradas y bienvenidas ayuda a la innovación. A menudo, algunas de las personas más tranquilas o introvertidas tienen las ideas más brillantes. A menos que se les anime y empodere para hablar, sus contribuciones se perderán.

Empatía

La empatía requiere compasión en la comunicación y ser un oyente comprometido y activo. Según una investigación a la que hace referencia Forbes, la empatía es una habilidad de liderazgo crítica. Es necesario porque las personas experimentan múltiples capas de estrés, incluido el impacto de la pandemia. Y cuando las personas están estresadas, la investigación también muestra que les resulta más difícil concentrarse, tardan más en terminar las tareas y pueden comprometer su salud física y mental.

¿Cómo se puede liderar con empatía? Tendrá más éxito cuando no solo tenga en cuenta cómo se pueden sentir los demás, sino también cuando se comunique con ellos personalmente. Por ejemplo, una simple consulta puede ser de gran ayuda: “Me he dado cuenta de que últimamente no has sido tú mismo, ¿hay algo de lo que te gustaría hablar o que pueda hacer para ayudarte?” No necesita ser un experto en salud mental, solo preste atención y siga las indicaciones de los miembros de su equipo sobre la mejor manera de responder.

Crear oportunidades para que las personas se sientan escuchadas y comprendidas marca una gran diferencia. Pero, por supuesto, un liderazgo fuerte también requiere acción, y la forma en que esto se desarrolle dependerá de las circunstancias. En SAP, creemos que un negocio saludable comienza con personas saludables. Promovemos una cultura solidaria en la que nuestros empleados puedan mantenerse sanos y equilibrados en un entorno altamente competitivo. Los programas globales de salud y bienestar de SAP son parte integral de nuestra inversión en nuestra gente.