empresas sostenibles

Cómo convertirse en una empresa sostenible sin perder rentabilidad

Las organizaciones compiten en un entorno radicalmente diferente al de hace unos años. Los cambios en los mercados y los consumidores suponen un reto, así como una oportunidad para las empresas que sepan adaptarse. La sostenibilidad es uno de los principales frentes en un planeta con recursos naturales cada vez más escasos. 

Los consumidores, cada vez más informados y exigentes, demandan productos responsables con la sociedad y el medioambiente. La empresa sostenible comienza a estar mejor valorada por inversores, clientes y empleados. Es por eso que en la actualidad, perdurar en el tiempo significa apostar por la sostenibilidad empresarial sin dejar de lado la rentabilidad.  

¿Es compatible la sostenibilidad con la rentabilidad de una empresa?

La Agenda para el Desarrollo Sostenible, impulsada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), plantea 17 objetivos para conseguir un futuro sostenible. Estos desafíos, con la vista puesta en 2030, incluyen aspectos como la lucha contra la pobreza, la desigualdad y la degradación medioambiental.  

Las empresas tienen un importante papel en este reto, que en el ámbito organizacional se debe medir en tres dimensiones: 

  • Económica. Las empresas sostenibles deben ser rentables, y a la inversa. 
  • Ambiental. La gestión de los recursos debe ser responsable para tratar de reducir la huella medioambiental. 
  • Social. Las organizaciones tienen una relación innegable con la sociedad. Su impacto en las personas, los empleados y los clientes implica compromiso.  

Medir la rentabilidad de una empresa utilizando únicamente criterios económicos ya no es suficiente para ser perdurable en el tiempo. Los criterios de sostenibilidad generan un impacto positivo a largo plazo, lo que supone una mayor probabilidad de obtener mejores rendimientos. 

¿Por qué es importante lograr una organización sostenible?

Impulsar un cambio organizacional orientado a la sostenibilidad empresarial supone poner en marcha nuevas prácticas de gestión, sistemas y procesos. A la vez que implica transformar la mentalidad de todas las personas dentro de la empresa. La toma de decisiones requiere consenso, formación e implicación. 

La toma de decisiones en una empresa sostenible debe derribar antiguas barreras, lo que supone:  

  • Comprender las necesidades y expectativas de todas las partes interesadas, integrando sus ideas en la toma de decisiones. 
  • Compartir la responsabilidad y la necesidad de funcionar de forma sostenible con todos los miembros de la organización. 
  • Defender la diversidad y los valores de quienes son parte de la organización con prácticas que ayuden a su integración. 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por la ONU tienen como meta erradicar la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad. Esta guía ayuda a las empresas a definir su nueva hoja de ruta según las estrategias para alcanzar los objetivos que están a su alcance.  

Cada empresa puede implicarse de maneras diferentes según cuál sea su sector de actividad, sus valores y su filosofía.  

Según el estudio Las empresas y el desafío de los ODS elaborado por la consultora PwC, el cambio de mentalidad en el tejido organizacional español ya es una realidad. El 78 % de las empresas de nuestro país menciona los ODS en sus informes anuales, por encima de la media internacional (72 %). 

Las metas prioritarias para las compañías españolas son las siguientes: 

  • Acción por el clima (ODS 13). 
  • Trabajo decente y desarrollo económico (ODS 8). 
  • Igualdad de género (ODS 5). 
  • Alianzas para lograr objetivos (ODS 17). 
  • Educación de calidad (ODS 4). 

Cada vez son más las empresas que comprenden los beneficios de incluir estos retos en el desarrollo de su negocio. No obstante, el documento refleja que todavía se aprecia una falta de objetivos concretos y cuantificables 

¿Cómo concretar acciones hacia una empresa sostenible y rentable?

Por lo general, cuando se piensa en crear empresas sostenibles, se hace con la mira puesta en la ecología. Sin embargo, el reto de la sostenibilidad va mucho más allá y abarca tres ámbitos: social, económico y ambiental 

Esta perspectiva integral es la que plantean las empresas que tienen un enfoque realmente viable. Las organizaciones que diseñan estrategias de sostenibilidad desde un punto de vista global garantizan su rentabilidad a lo largo del tiempo, ya  que establecen un vínculo sólido con consumidores preocupados por la sostenibilidad, así como proveedores, empleados, accionistas e inversores. 

El actual concepto de rentabilidad no solo mide si un negocio produce suficientes beneficios para sostenerse y crecer. Hoy en día, se tienen en cuenta otros aspectos además del beneficio económico. La responsabilidad social corporativa (RSC), la calidad del empleo, la integración social y la protección del medioambiente son algunos de ellos. 

Una de las razones para apostar por la sostenibilidad es la rentabilidad. El cambio de paradigma ha provocado que los consumidores de nuestro tiempo tengan una clara preferencia por aquellas compañías que ofrecen este valor añadido 

Los modelos de negocio basados en la sostenibilidad obtienen mejores resultados en cuanto a rentabilidad. Unas estrategias correctamente planteadas suponen una fuerte ventaja competitiva como valor diferencial por varios motivos:  

  • Permite mejorar los resultados económicos mediante un uso eficiente de los recursos. 
  • Ofrece mayor valor al cliente, a los accionistas e inversores. 
  • Mejora la reputación de la marca y, por tanto, las posibilidades de fidelización. 
  • Aumenta la capacidad de atraer y retener talento. 

La aceptación social es clave para mantener una buena posición en el mercado. La rentabilidad de una empresa pasa, ineludiblemente, por la sostenibilidad. 

Consejos para comenzar la evolución hacia la empresa sostenible

La pandemia ha sido un revulsivo para que las compañías se planteen la necesidad de transformar su economía, utilizando un modelo sostenible que garantice la supervivencia ante un evento como el que vivimos.  

Implantar una estrategia de sostenibilidad puede parecer algo complicado para las pymes. Sin embargo, en cualquier tipo de empresa se pueden poner en marcha medidas orientadas hacia la sostenibilidad.  

El primer paso es ser consciente de la cantidad de recursos que se consumen y detectar los puntos menos eficientes de la cadena de valor. Con un adecuado planteamiento, se pueden adoptar soluciones que tengan un impacto positivo en el ámbito social, económico y medioambiental. 

1. Controlar el consumo energético

Algunos gestos sencillos, como ajustar la temperatura de los equipos de climatización, sirven para promover la reducción del consumo energético. Un paso más allá implicaría valorar la posibilidad de cambiar a sistemas más eficientes.  

2. Seleccionar proveedores con prácticas sostenibles

Ya sea que se trate de material o de servicios, la contratación de proveedores con compromiso ambiental es un importante paso para lograr una empresa sostenible. Elegir proveedores que utilicen fuentes energéticas renovables o que gestionen eficientemente los residuos, por ejemplo, es un punto por el que comenzar.  

3. Reducir el uso de consumibles

El uso y abuso del papel provoca problemas ambientales como la deforestación o el cambio climático. En este sentido, la apuesta por la digitalización no solo contribuye a reducir el uso de consumibles, sino también a crear procesos automatizados mucho más eficientes de cara a la productividad.  

4. Integrar el ecodiseño en productos y servicios

Concebir los productos y servicios desde un punto de vista ambiental implica tener en cuenta tanto el proceso productivo como su vida útil y la gestión de los residuos.  

La huella de carbono de las empresas se puede cuantificar. Reducir el volumen de residuos, reutilizar y reciclar son acciones que contribuyen a minimizar el impacto en el medioambiente. 

Las organizaciones que apuestan por la sostenibilidad cuentan con modelos de negocio que buscan rentabilidad a medio y largo plazo, sin dejar de lado los ODS.  

Rentabilidad sostenible y sostenibilidad rentable

En un futuro próximo, ser una empresa sostenible puede ser el factor diferencial clave para los consumidores. La reducción de costes es una de las grandes ventajas a corto plazo, algo que se consigue mediante la eficiencia en todos los procesos. Y es que rentabilidad y sostenibilidad van de la mano siempre que se disponga de estrategias, metodologías y herramientas de gestión con las que cumplir los objetivos de negocio a lo largo del tiempo. 

Debido a su creciente importancia, las prácticas sostenibles han dejado de ser una opción. Hoy en día, cualquier empresa que quiera garantizar su actividad y su crecimiento debe ofrecer productos y servicios sostenibles. En este sentido, SAP les permite a las empresas implantar procesos de negocio sostenibles, basados en una tecnología innovadora que se adapta a diferentes sectores industriales y que ayuda a mantener y a mejorar la rentabilidad.  

Las metas de SAP son contribuir a que sus clientes puedan crear organizaciones más sostenibles y poner en práctica procesos sostenibles en su propia organización. De hecho, desde hace años, SAP está adaptando sus procesos de negocio, incluyendo prácticas sostenibles que contribuyen a combatir el cambio climático. Las medidas adoptadas le han servido para figurar en el primer puesto del Ranking de Sostenibilidad del Dow Jones 

Como empresa sostenible, el proceso de implantación de estas medidas tiene objetivos concretos y ambiciosos. Uno de los principales es conseguir que todas sus operaciones estén libres de emisiones de carbono en 2023 

Apostar por la sostenibilidad en las empresas es posible en todos los sectores. No es una cuestión de elección, sino de supervivencia y rentabilidad a largo plazo. Es el camino para ahorrar costes y posicionarse en el mercado anticipándose a las expectativas de los consumidores. 

 


Instagram / Facebook / Twitter / LinkedIn


© 2020 SAP SE. All rights reserved. SAP and other SAP products and services mentioned herein as well as their respective logos are trademarks or registered trademarks of SAP SE in Germany and other countries. Please see http://www.sap.com/corporate-en/legal/copyright/index.epx#trademark for additional trademark information and notices.